Educación positiva: 6 consejos para ser amable sin ser laxo

Advertisements
Advertisements

¿Cómo ser buenos padres sin ser laxos? La entrenadora en enfoques educativos positivos y autora Charlotte Uvira comparte sus consejos sobre el tema.

Algunos padres confunden la educación positiva con una actitud permisiva. Esta creencia debe pasarse por alto, como señala Charlotte Uvira en su libro Afirmación de la crianza de los hijos: ¿qué pasaría si usted fuera el capitán del barco familiar?

Ser padre no siempre es un camino fácil. La educación de un niño apunta en particular a acompañarlo a través de los años para que pueda florecer como individuo. Es necesario presentar al niño un sentido de responsabilidad y su lugar en la sociedad. El niño también debe recibir una buena educación cívica.

Hablar sobre estos principios puede ser bastante fácil. Pero en cuanto a su aplicación, la historia cambia. Para ayudar a los padres en este programa de educación positiva, Charlotte Uvira ofrece los siguientes 6 consejos:

1. Ten confianza

Debe acompañar a su hijo a lo largo de los años. Para evitar pasos en falso, debe tener confianza, ser claro para sí mismo. Para ayudar a que su hijo crezca bien, es esencial ser claro consigo mismo.

Por lo tanto, debe cuidarse y asumir la responsabilidad. Defina sus prioridades, conozca sus valores. Además, defina los principios que desea transmitir a sus hijos.

Solo sepa que si no tiene la confianza suficiente, si no puede ver sus límites, no puede afirmarse frente a sus hijos.

2. Sepa todo sobre su hijo 

Los padres tienden a imponer una educación estandarizada a sus hijos. No entienden las necesidades reales de cada niño. Si quiere educar a un niño, debe mirar todas las facetas de su personalidad.

Ya puede conocer las necesidades básicas de un niño según su edad. También puede averiguar sobre el desarrollo de un niño. Además, aprenda a detectar las tareas y actividades que puede darle a su hijo.

Para que su hijo pueda sentirse útil, pero también para hacerlo responsable, puede, por ejemplo, alentarlo a participar en las tareas diarias del hogar. Sin embargo, no debe administrarse más de lo que puede. Considere hacerlo participar gradualmente en la vida familiar desde la edad en que puede hacerlo. De esta manera, su hijo comprenderá que usted confía en él y que lo respeta.

3. Sea atento

Es necesario escuchar a su hijo. Un padre debe estar atento a las acciones de un niño. Debemos prestar atención a las solicitudes del niño y no responderlas como lo haría un autómata.

Todavía no depende de los niños expresar sus solicitudes con claridad. Los padres deben evitar interpretaciones falsas y aprender a analizar estas solicitudes de arriba a abajo. Por ejemplo, si el niño reacciona de forma notoria cuando sus padres están ocupados, su objetivo no es molestarlos. En este tipo de situación, simplemente hay un deseo de ser mimado o escuchado. Sí, cuando el niño actúa de esta manera, especialmente quiere que estemos más atentos a él.

Si desea que su hijo lo escuche, también debe aprender a escucharlo. Tenga cuidado, esto no significa que cederá al más mínimo capricho para no decepcionarlo, sino también para afirmarse frente a él, hacer compromisos y establecer límites.

4. Delimitar las reglas  

Los niños deben seguir las reglas. Para que esto funcione, deberá tenerse en cuenta. En el informe escrito de estas reglas, no solo se debe mencionar a los niños. Todos los miembros de la familia deben estar incluidos en la tabla.

Debe establecer estas reglas para permitir que cada uno de sus hijos considere naturalmente los límites que no deben exceder. Sin embargo, no revise su tabla de reglas con detalles. No es un ejemplo, no es necesario mencionar la prohibición de los dulces antes de comer.

Por lo tanto, en «este marco operativo», preferirá escribir las reglas esenciales de la vida, tales como: la importancia del respeto, la contribución en las tareas diarias del hogar o el hecho de ser generoso.

Si su hijo rompe las reglas, evite culparlo de inmediato. Se requiere comunicación para establecer la responsabilidad entre las dos partes. Así que tómese el tiempo para hacerse las preguntas correctas antes de actuar. Luego, actúe en la dirección correcta y, sobre todo, a menudo hable sobre las reglas para que el niño pueda respetarlas.

5. Enseñe a su hijo a ser más independiente

Un niño aprende a ser más independiente cuando participa en las tareas diarias en el hogar.

Ciertamente, muchos padres creen que es necesario esperar hasta que alcance cierta edad antes de responsabilizar al niño. Sin embargo, debe saber que tan pronto como su hijo tartamudee algunas palabras y tan pronto como pueda moverse bien con sus dos piernas, ya puede hacer algunas tareas. Por ejemplo, puede poner su plato en el fregadero o en el banco o incluso limpiar la mesa donde comió.

Para empoderar al niño, también es necesario tener conversaciones con él que le permitan sentirse considerado. Sobre todo, no tenga miedo de hablar sobre temas de conversación que pueda considerar delicados. Si su hijo le hace una pregunta que le molesta en algún momento, ¡no tenga miedo de responderla! Los niños solo hacen preguntas cuando están listos para escuchar las respuestas correctas.

Durante estos momentos de entrevista, puede transmitir diferentes valores a su hijo, incluidos los valores sociales, individuales o incluso familiares.

6. Sea tranquilo y paciente con su hijo 

Durante estos momentos en los que está «nervioso», su hijo puede hacerle solicitudes. Puede perder los estribos, pero antes de actuar, debe recordar que su hijo no causó esta situación inquietante.

De hecho, la mayoría de las veces, se siente mal por la sociedad en la que has evolucionado. En otras palabras, sus elecciones de vida o su educación no le han dado la oportunidad de aprender a manejar sus emociones adecuadamente.

También puede seguir talleres y coaching si desea superar estas fases de incomodidad. De esta manera, podrá tomar el control de tus emociones y aprender a reconocer sus límites. Por lo tanto, tendría más determinación con respecto a la educación de sus hijos. Además, podrá afirmarse sin tener que pasar por chantaje, palabras amenazantes o humillantes.

Para educar adecuadamente a su hijo, debe ser obedecido sin tener que molestarse. Para llegar allí, queridos padres, sean pacientes y tenaces.

Finalmente, nos gustaría expresar nuestra gratitud a Charlotte Uvira, por escribir Afirmación de la crianza de los hijos: ¿qué pasaría si usted fuera el capitán del barco familiar?

Advertisements