El camarero se apresura tras un cliente después de leer la nota que dejó en la factura

Aprende de Berr

Berr no quería obtener crédito por lo que había hecho, nunca le había gustado recibir elogios por ayudar a alguna persona, dentro de su cabeza no estaba el recibir crédito alguno por ayudar a alguien que consideraba como una persona bastante honrada y dedicada. Es una acción que hizo por pura bondad y que le nació desde su corazón. Berr creía que Fabila realmente merecía los casi $ 200 adicionales. 

Advertisements
Advertisements

Si dejó el restaurante tan rápido fue porque no quería elogios ni personas haciendole videos para las redes sociales. La única razón por la que conocemos esta historia es que Fabila comenzó a buscarlo y encontró a Berr antes de irse. En resumen, todos podemos aprender una o dos cosas de Berr. Este tipo de persona es rara en estos días y Berr es un verdadero ejemplo para todos nosotros, tanto por su amabilidad como por su humildad.

Advertisements
Advertisements