El camarero se apresura tras un cliente después de leer la nota que dejó en la factura

Nunca te rindas

La lección más importante que podemos aprender de esta historia es nunca rendirnos y siempre ser constante en lo que hacemos, pero sobre todo el hacer bien nuestro trabajo con mucho empeño y dedicación sin importar lo que obtengamos de ello. Fabila tuvo una noche difícil, esa noche en el trabajo le generó mucho estrés al estar el solo trabajando de un lado para otro sin apoyo alguno, pero siguió como un campeón.

Advertisements
Advertisements

Aunque era obvio que Fabila necesitaba algo para animarse, no esperaba recibir algo como esto de un cliente, además en uno de los momentos mas estresantes de su vida. Imagina si se hubiera ido antes o si le hubiera dicho a su gerente que necesitaba ayuda. ¡Es posible que no haya recibido ese dinero extra! Si estás pasando por algo similar, mantén el rumbo y sigue haciendo tu mejor esfuerzo, nunca sabes lo que podría pasar.

Advertisements
Advertisements