El camarero se apresura tras un cliente después de leer la nota que dejó en la factura

Lidiando con lo inesperado

Fabila trabajó durante muchos años en el sector de servicios hasta esta etapa de su vida. Para este padre el servir era casi que su especialidad, sobre todo en el área en la que había trabajado desde hace mucho. Vio que había días buenos y malos, y aunque no era el trabajo de sus sueños, sabía que era lo correcto para su familia. El tener alguna entrada de dinero le permitía dar de comer a su hijo y poder regalarle algún juguete en una que otra ocasión, además de salidas de fin de semana.

 

Advertisements
Advertisements

Fabila sabía que este negocio le permitiría conocer a muchos tipos diferentes de personas, sobre todo personas que le ofrecieran oportunidades de crecimiento, él estaba siempre dispuesto a esperar lo inesperado. El hecho es que Berr era alguien a quien Fabila nunca había servido antes en su vida. No tenía motivos para esperar nada especial. A menudo, en la vida, cuando menos lo esperas, suceden cosas buenas y este es claramente el caso.

Advertisements
Advertisements