5 formas de adelgazar después de las vacaciones

Es algo que sucede a principios de año. Después de un mes de degustar golosinas navideñas, es hora de probar todos los programas de pérdida de peso de acción rápida que puedes encontrar en línea para mantener tus propósitos de Año Nuevo. Los programas de adelgazamiento que aparecen en esta época del año no solo son poco fiables, sino también insalubres. Afortunadamente, es posible perder esos kilos de más de la manera correcta. Aquí hay cinco formas seguras de perder peso después de las vacaciones.

Encoge tu estómago

¿Sabías que tu estómago es «elástico», lo que significa que puede encogerse o ensancharse dependiendo de la cantidad de comida que ingieras?

Advertisements
Advertisements

Esta es una de las principales razones por las que falla la cirugía de pérdida de peso, ya que incluso un estómago pequeño creado quirúrgicamente puede agrandarse con el tiempo para adaptarse a grandes cantidades de comida. Si esto te asusta, ten en cuenta que lo contrario también es cierto. Además, si comes menos, con el tiempo tu estómago se encogerá para llenarse con cantidades más pequeñas de comida, lo que hará que comas menos calorías y pierdas peso. Cuando comas en casa o en un restaurante local, retira un tercio de tu plato. Reduce la tentación de terminar todo tu plato apartando un poco.

Aumenta tu proteína

La investigación sugiere que la proteína prolonga la sensación de saciedad. La razón: son más difíciles de digerir, lo que reduce el pico de insulina, y los alimentos con proteínas son más voluminosos.

En lugar de comer carbohidratos, las personas que comen un desayuno o almuerzo rico en proteínas suelen tener menos hambre en la siguiente comida. La proteína también requiere que su cuerpo queme algunas calorías adicionales para digerirla. Sin embargo, trata de ceñirte a fuentes de proteínas bajas en grasa como pollo, salmón, yogur griego o pechuga de pavo en rodajas finas. Al optar por proteínas en todas las comidas, reducirás la ingesta excesiva que a menudo ocurre cuando no te sientes lleno.

Reducir los cocteles

Todos los martinis de granada que has consumido este mes afectan tu salud en más de una forma.

Además del azúcar y la grasa, cuando se trata de calorías en el alcohol, el estómago y el cerebro no registran estas calorías líquidas de la misma manera que los sólidos. A menudo seguimos comiendo y bebiendo sin tener en cuenta las calorías añadidas. Es hora de reducir el ponche de huevo y encontrar alternativas para bebidas satisfactorias y menos culpables. Cuando tengas sed, prueba bebidas bajas en calorías, como té (leche desnatada y edulcorante), agua con gas o una jarra de agua fría con infusión de frutas. La gente a menudo confunde la sed con el hambre, así que la próxima vez que te apetezca un bocadillo, toma un poco de agua primero, bebe unos tragos y espera 20 minutos.

Incrementa tu ejercicio diario

Si sigues las instrucciones dadas recientemente, si agregas un poco de ejercicio diario, aumentarás tus posibilidades de perder peso después de las vacaciones.

Después de las vacaciones, reanuda tus actividades deportivas habituales si eres miembro de un gimnasio o búscate inscribir en un gimnasio cercano. Algunas de las mejores ofertas y descuentos en cursos y membresías comienzan justo después de las vacaciones de fin de año. Regístrate en una clase que no tengas que cancelar para volver a tus actividades y rutina. Si ya eres fanático de la gimnasia, el fitness y los deportes en general, intenta hacer algo de cardio o entrenamiento de fuerza en tus días libres.

Deja los dulces

La investigación muestra que el consumo de azúcar puede ser adictivo y puede conducir a un ciclo poco saludable de antojos de alimentos y atracones.

Gran parte de esto se debe a los picos de insulina que acompañan a los alimentos con alto contenido de azúcar. La insulina reduce los niveles de azúcar en la sangre y hace que las calorías adicionales se almacenen en forma de grasa, lo que provoca una caída del azúcar en la sangre más adelante, lo que te vuelve irritable, somnoliento y provoca un «coma alimenticio». La caída del azúcar también provoca otros antojos de dulces con el fin de elevar los niveles de azúcar en sangre, pero inevitablemente conduce a otra caída, provocando un fenómeno de bola de nieve del que puede ser difícil escapar. Además, después de la cena de la última fiesta, haz la promesa de cortar TODOS los postres durante cuatro a diez días.

Advertisements
Advertisements