Esta familia es sorprendida por el último gesto de su vecino anciano

Compartiendo historias

De vuelta en la calle, Roberta entregó un cheque, éste dirigido a Elmer, y él rompió a llorar de gratitud. Los dos desconocidos se abrazaron y Roberta compartió la historia de su propio pasado con Elmer.

Advertisements
Advertisements

Elmer no podía creer lo mucho que tenían en común. La nueva conexión que sabían que había entre ellos los había acercado. Fue entonces cuando Roberta puso en marcha sus planes.

Sin embargo, los prejuicios que no tenían ellos se hicieron evidentes en otras personas. Y esto no era lo que esperaba Roberta. Cuando Elmer fue a cobrar su cheque, incluso con una firma y su tarjeta de identificación, sorprendentemente, el banco se negó a ayudarlo.

Advertisements
Advertisements