Esta familia es sorprendida por el último gesto de su vecino anciano

Etapa por etapa

Una vez que se sintiera preparado, podría abordar la entrevista. Lleno de gratitud, exclamó: «¡Estoy listo ahora!». Roberta le estaba dando las herramientas necesarias a Elmer. Y ambos tenían muchas ganas de sacar adelante las cosas adelante.

Advertisements
Advertisements
Con un simple gesto, Elmer vio que su vida cambiaba drásticamente. Ya no tendría que dormir afuera y ya no estaba sin hogar. Ahora tenía un techo sobre su cabeza y la promesa de un futuro mejor. Decidió hacer todo lo posible para aprovechar esta oportunidad y no decepcionar a Roberta, que ya había hecho tanto por él. Se había prometido a sí mismo aprobar los exámenes y postularse en sus cursos. Con seis meses de renta ya pagada, Elmer tuvo tiempo de recuperarse y prepararse para esta nueva vida.
Advertisements
Advertisements