4 ideas para hacer ejercicio con tu bebé cuando seas mamá primeriza

Cuando tu bebé comience a crecer en tu útero, es obvio que tu cuerpo no será el mismo que antes. De todos modos, te volverás un poco más redondeado. Este fenómeno se nota en la figura, que antes era más fina y acentuada. Pero eso no es malo cuando sabes que una vez que te conviertes en madre, puedes recuperar tu cuerpo angelical y hacerlo más hermoso, más refinado y más estético. Y todo esto en presencia de tu bebé. Sí, por supuesto que puedes hacer ejercicio con tu bebé y ayudarlo a realizar ejercicios que sean beneficiosos para él.

En este artículo, revelaremos nuestros secretos del fitness que pueden motivarte a cuidar tu propio cuerpo y el de tu bebé.

¿Cuál es el beneficio del deporte para un bebé?

Desde una edad temprana, los bebés necesitan moverse para fortalecerse y aprender a moverse mejor. Todo comienza con una actividad de psicomotricidad, que realizas en casa sobre tu colchoneta o con los complementos que le proporciones.

El niño aprende a conocer su cuerpo y esto le ayuda a desarrollar sus habilidades: gatear, caminar, correr, saltar, ya es un deporte para bebés. Además, con el tiempo, el niño puede adquirir automatismos que le permitirán controlar mejor sus movimientos (equilibrio, orientación en el espacio, fuerza, velocidad, etc.).

Estos son los inicios de un aprendizaje que será útil en futuras actividades deportivas.

1. Kangatraining

Combina negocios con placer colocando a tu bebé recién nacido cómodamente en tu colchoneta de gimnasia en casa o en una clase de Kangatraining. Esta actividad deportiva, cuya edad mínima es de 8 semanas, procede de Austria y permite trabajar suavemente los glúteos, los muslos, los brazos y la musculatura abdominal.

Advertisements
Advertisements

El bebé está cómodamente instalado en un cabestrillo o en un portabebés. Y cuando se hacen los ejercicios en el suelo, se invita a la madre a que acueste a su bebé en una colchoneta junto a ella. ¡El ejercicio es divertido y se premia con besos luego de cada uno! Esto te dará la motivación que necesitas para alcanzar tus metas y superarte a ti misma. Sonrisas, complicidad y tiempo compartido es lo que surge, así como el desarrollo de músculos.

2. El Fit Stroller (o el Gym Stroller)

¿Hacías ejercicio y corrías por la mañana antes de que naciera tu bebé? Nada puede impedirte continuar. ¡La única diferencia es que tu bebé ahora se mueve en su cochecito! Los Fit Strollers, practicados con tu bebé al aire libre a partir de las 8 semanas, te permiten conciliar deporte y maternidad.  

Aprovecha también los próximos días soleados para presentarte a este deporte, que se ha vuelto cada vez más popular en los últimos años. El cochecito sirve más precisamente como viga de apoyo. Esto te permitirá hacer ejercicios cardiovasculares, movimientos musculares, sentadillas, estiramientos y caminatas rápidas mientras permaneces cerca de tu hijo. No dudes en motivar a tus amigos y encontrar un lugar agradable (en un parque o junto a un lago).

3. Una clase de baile para mamás y bebés

¿Te gusta moverte al ritmo de la música rítmica y festiva? Inscríbete en una clase de baile y da algunos pasos de baile con tu bebé recién nacido. El conjunto deportivo incluye un portabebés y ¡una buena dosis de buen humor! Salsa, jazz oriental o moderno.

Es una excelente manera de reducir el peso del embarazo y al mismo tiempo presentarle a tu hijo la música. Además, te divertirás y será bueno para tu moral. Sin embargo, dependiendo de la edad de tu bebé, deberás tener cuidado de sujetarlo por la cabeza si lo sacudes demasiado o si los pasos se vuelven más intensos. En casa, nada te impide hacer estallar la música y bailar con tu hijo en brazos.

4. Una sesión de natación para bebés

Esta es una actividad para niños. Te permite que tu bebe (a partir de los 4 meses) desarrolle su motricidad. A partir de ese momento, se crea un enlace y compartirán una actividad juntos. Al mismo tiempo, ejercitas los brazos y los músculos abdominales levantando y cargando a tu pequeño durante toda la sesión.

También es posible mover las piernas en el agua y ¿por qué no nadar con tu hijo? ¡En esta lección, los pequeños nadadores aprenden a nadar e incluso a bucear! La risa, el descubrimiento y el bienestar están a la orden del día. Si estás interesada en esta actividad, pregunta en tu piscina local.

Recuperando tu cuerpo

Una nueva mamá necesita recuperar su cuerpo de modelo. Es un signo de confianza en uno mismo. Sin embargo, esto no debe hacerse sin el nuevo miembro de la familia. Por eso también debes pensar en su bienestar. Si comienza a hacer deporte con tu hijo, no solo te sentirás bien, sino que también podrás desarrollar en él el gusto por seguir una carrera deportiva.

Advertisements
Advertisements