Los científicos no pueden explicar los nuevos descubrimientos en las cuevas más profundas del mundo

Una cueva venenosa: tercera parte

Como la luz del sol no entra en la cueva, el ecosistema tiene que funcionar completamente sin sus rayos. Este es el caso de cualquier animal que viva fuera de la luz. Las bacterias en esta cueva, por ejemplo, obtienen su dióxido de carbono al igual que las plantas, solo de lugares distintos de la luz solar.

Advertisements
Advertisements

Este es el único lugar en el mundo donde se sabe que esto sucede. ¿Y cómo lo hacen, te preguntas? Descomponen los químicos en el aire. Ciertas bacterias, por ejemplo, descomponen el azufre en dióxido de azufre. La creciente presencia de este ácido sulfúrico en realidad está causando que la piedra caliza de la cueva se erosione aún más, lo que hace que la cueva se expanda y crezca.

Advertisements
Advertisements